lunes, mayo 07, 2007

A solo un paso del sueño

Después de mis cortas vacaciones malagueñas, me he encontrado con un bucle continuo de cosas que hacer, que no me ha permitido sacar cosas del arcón con la habitualidad que me gustaría.

En Málaga, me ha dado tiempo nada más a colocar mis cosas en mi nueva casa, que por ahora se va pareciendo a lo que me gustaría aunque le faltaran unos añitos de ahorro y sufrimiento (que son las dos palabras que más se nos pueden atribuir a los jovenes) para que ya la pueda ir llamando mi hogar, por ahora es un sitio rodeado de cajas y cosas que se tienen que colocar. Ojalá tuviera ese poder de Mary Poppins que con un chasquido, lograba colocar todas las cosas en su sitio. Ojalá.

Y durante esta semana, el caos ha reinado mi vida cotidiana. Pero de todo este jaleo, he sacado como positivo que por fin voy a poder hacer unas prácticas deseadas y ansiadas en Barcelona en una radio poco conocida llamada Intereconomía. Ayer, estuve colaborando un poquitin y la sensación de poder estar por fin donde quiero (aunque sea trabajando), es algo que hacía mucho tiempo que estaba esperando. Desde mi sitio de trabajo, veo los micros y el estudio y mi imaginación se dispara mientras atiendo las llamadas de oyentes que quieren intervenir en el programa. Mi mente entonces, creó mi propio programa y que era yo la que atendía a los oyentes, mientras que tenía compañeros que hacen las labores de producción. Cuando ocurra, el título que acompañe este arcón, será Mi sueño se ha cumplido.

Y sin más preambulo, os comento la película que tuve la ocasión de ver en Málaga y que acompaña este post. Se trata de Premonition, una nueva incursión de Sandra Bullock en una película de suspense de la que sale muy dignamente parada y puede que sus máximos detractores se lleven una grata sorpresa.

En la película, se cuenta la historia de una mujer que pierde a su marido en un accidente de coche y cada mañana que se despierta resulta ser uno de los días anteriores a la muerte de su marido o uno de los días posteriores. Así, Sandra Bullock deberá intentar recaudar todas las pistas posibles de lo sucedido para lograr salvar a su marido del accidente.

Normalmente estas historias de cambios temporales no me van mucho porque la mayoría de los directores juegan tanto con los flash-backs que acabo perdiendo la noción de lo que estaba viendo y me suelo perder con facilidad. Pero en este caso, las líneas temporales estan muy claras y sabes en cada momento en que día se encuentra. Sobretodo me ha gustado que para poder seguir la historia, el director utiliza como recursos objetos, ropas o escenas muy concretas en la que te fijas en un instante y cuando vuelven a suceder, te sirven para guiarte en el momento preciso en el que se está.

No tiene tampoco uno de esos finales sorprendentes que no te esperas, pero tampoco le hace falta porque el ritmo frenético al que se le somete a la protagonista es el ingrediente principal para que te guste esta película y sobretodo como va averiguando cosas de su marido y pasando las enormes dificultades a medida que van pasando los días.

Me han gustado las interpretaciones principales tanto de Sandra Bullock como de Julian McMahon. Los dos se compenetran a la perfección y estan muy creíbles en sus respectivos papeles.

Una buena oportunidad para ver una interesante película.

1 comentario:

Cady dijo...

Great work.