miércoles, septiembre 10, 2008

Lo que importa a los españoles

Hace unos días conocíamos la iniciativa del juez Garzón de querer hacer un primer censo estatal de las víctimas de la Guerra Civil. Gracias a ese listado, el juez podrá determinar si es competente o no investigar esos crímenes.

Una gran sorpresa para muchos que pensábamos que las injusticias del pasado se quedarían impunes ante ese discurso repetido hasta la saciedad, de que hay que mirar al futuro y lo que no se puede arreglar pues hay que dejarlo como está.

Pues bien, celebro que este magistrado haya hecho oídos sordos a esta serie de discursitos y que por fin se les de a los familiares de esas víctimas del franquismo, una respuesta soñada a sus múltiples peticiones y una ilusión de poder saber la verdad y que por un lado se condene las atrocidades que se hicieron durante la Guerra Civil y por el otro puedan contar con los cuerpos de sus seres queridos para que les homenajeen de la forma que ellas quieran. Creo que es un derecho que nadie les debió quitar y que quizás mediante este proceso puedan tener un aliente de esperanza para que se cumpla a su favor.

¿Cuál es el problema?. Cuando se obtenga toda la información posible de todos los organismos a los que se le ha pedido documentación, Garzón deberá decidir si admite o no a trámite esas denuncias. Para tomar esa decisión deberá determinar de qué tipo de delito se trata. Sólo si entiende que se cometieron delitos contra la humanidad por un grupo organizado podrá investigarlo. Después decidirá quiénes son los responsables y les imputará.

Ahí precisamente es donde radica el problema, no se puede imputar un delito si ha fallecido el autor y además la Fiscalía de la Audiencia Nacional, ya falló en contra anteriormente de admitir esas denuncias por lo que el proceso parece más que cerrado.

Quizás nos puede quedar el consuelo, no a los familiares claro, de que hay gente que no escucha eso de "El Gobierno se mete en temas que no le interesan a los españoles", poniendose en la boca y en el pensamiento de todos nosotros. A mi, hay temas que me importan mucho y no son los que comienzan todos los días en los telediarios o en los programas de corazón, pero son temas de los que hay que hablar porque al igual que a mi, le puede interesar a más gente y no se puede hablar por todo el mundo, como les encanta hacer a los políticos.

En cualquier caso, si esta medida del juez Garzón sirve para dar nombre y tener conocimientos de esos 136.000 desaparecidos durante la Guerra Civil, entonces será una buena muestra de qué lo que se ha intentado hacer, ha dado buen fruto y si más adelante, alguien da ese paso y se arriesga a decidir que existieron delitos de genocidio y crimenes contra la humanidad, entonces Garzón tiró una primera piedra para lograr ese objetivo y será un gran logro.

Y finalizo este post con un artículo de un autor diferente a los que habitualmente abren mi arcón, se trata de un gran cómico que es el Gran Wyoming que esconde una cara oculta pero a la vez intensa en las columnas que escribe en el diario Público, son tan mordaces como sus habituales ironías y en este caso, aunque se hable de otro tema también polémico como es el aborto, también reflejan lo que quiero expresar sobre esos políticos que les gusta hablar en nombre de todos los españoles.

CORTINA DE HUMO


No hay demanda”. Así de categórico se ha mostrado el señor Rajoy al enterarse de que el Gobierno prepara una nueva ley delaborto. A continuación latacha de cortina de humo y
afirma que sólo servirá para enfrentar a los españoles.

Al dar por hecho tal cosa, la afirmación se convierte en una llamada a la confrontación. Habría que recordar al líder de los conservadores que los españoles ya están enfrentados en este tema. Es
más, se ha perseguido a mujeres por hacer uso de ese derecho, mientras destacados miembros de su partido iniciaban una caza de brujas contra médicos y profesionales que atienden esa demanda
que usted, don Mariano, dice no existir.

Yo les he escuchado hablar de trituradoras que no han aparecido por ninguna parte. Les he visto en televisión con fotos de fetos que no se sabe de dónde han salido. Los informativos han mostrado imágenes de personas concentradas en las puertas de clínicas donde se practican abortos acosando a los trabajadores. Las clínicas sufren agresiones. En la Comunidad de Madrid, donde se ha concentrado el núcleo más reaccionario del Partido Popular, con la presidenta a la cabeza, acosan con inspecciones constantes a estos centros, sin que jamás hayan
encontrado nada ilegal. Nunca publican el resultado de estas inspecciones, prefieren
hablar de trituradoras.

Por cierto, don Mariano, en Navarra no hay un solo centro donde se practique el aborto, ni público, ni privado. ¿Van ustedes a iniciar una campaña para exigir que esas ciudadanas tengan los mismos derechos que el resto de las españolas? ¿O sus campañas por la igualdad
de derechos se limitan al idioma y las banderas? Hipocresía.

Por último, tal vez usted pueda responder a este misterio: ¿dónde aborta la gente de bien?

1 comentario:

*aleato* dijo...

Muy buena crítica :)