martes, septiembre 09, 2008

El tren de las 3:10


Queda demostrado con esta película, que el señor Russell Crowe se defiende de maravilla en los duelos interpretativos.

Ya lo comprobamos en la reciente American Gangster con Denzel Washington que además de contar con una gran historia, el aliciente máximo era la confrontación entre estos dos grandes actores. Pues bien, lo mismo ocurre con El tren de las 3:10, un remake más profundo que su antedecesora, en la que nuevamente destaca la relación que se mantienen entre los dos protagonistas.

No es una película del oeste al uso, donde nos vayamos a encontrar muchas escenas de duelos y pistolas, sino más bien la evolución de un hombre que no mira por nadie, nada más que por sí mismo, hasta que conoce a Dan Evans, un ranchero que lo ha perdido todo y que encuentra su última oportunidad para salvar a su familia, entregando a este forajido en el tren de las 3:10.

Durante el camino, ambos aprenderán el uno del otro, como ocurre en muchas relaciones personales en las que normalmente nos llevamos bien, no con quien conjuga en nuestras ideas y en nuestra forma de ser, sino en alguien más antagónico. Lo mismo ocurre en esta película, uno aprende a valorar el honor y mirar por los demás y el otro a ser más precavido y sacar ese coraje que lleva dentro.

La fotografía es fantástica, muy bien ambientada en las películas de la época y quizás su fallo es que a veces la historia llega a ser tan profunda, sin contar con muchas escenas de acción, que cansa y no estás todo lo atento que te gustaría a lo que está pasando.

Me llevé una grata sorpresa al descubrir entre el reparto a Gretchen Mol, una actriz desaparecida y condenada a ser secundaria de muchas buenas películas y que espero que tenga más continuidad y un Luke Wilson, más secundario todavía, que supongo que querría participar en un remake de estas características, aunque sea en escaso tiempo.

En cualquier caso, una nueva ocasión para que los amantes de este género disfruten en la actualidad de esta película y como no, de ese duelo interpretativo entre Batman y Gladiator, cuyos diálogos aumentan mucho más la tensión entre ellos, hasta el punto que a alguien le puede sacar más de una sonrisa cuando Crowe le diga a Bale: Me gusta tu lado oscuro

Y por cierto, salí muy satisfecha al no encontrar ninguna serpiente en la pantalla, que alivio.

Leer critica El tren de las 3:10 en Muchocine.net

2 comentarios:

Álvaro dijo...

Qué ganas de ver esta película!
Con sólo ver a estos dos enormes actores me conformo, pero si encima es del oeste...
Buen post :)

*aleato* dijo...

Holaaaaaaaaaaa, que he aprobao, weeeeeeeeeee, menos mal, ya paso limpioooooooooooo, yuhuuuuuuu!!!!
Bueno que aquí te dejo un link para la web de ciencia de la que te hablé:

http://www.novaciencia.com/

A los que lean normalmente este blog, les recomiendo también que se pasen por Greenpeace y que se inscriban, sólo es una aportación de 6€ a cambio de ayudarles a luchar contra la contaminación, la tala ilegal de árboles, caza de ballenas, etc.
Quien esté interesado que vaya al siguiente enlace:

http://www.greenpeace.org/espana/

Gracias y un saludo.

P.D: Ya informaré sobre más cosas de Greenpeace en los siguientes posts, así que hasta entonces!!