viernes, mayo 23, 2008

Indyyy¡¡¡¡¡


Indiana Jones ha vuelto y lo ha hecho sin defraudarme. Por mucho que hayan dicho en el festival este de los perros en cannes, que no ha sorprendido y que se esperaba más, lo cierto es que lo que hemos sido fieles seguidores, nos ha vuelto a recuperar esa sensación de cine de aventuras con escenas trepidantes y mu fantasmonas, pero que son de Indy y de nadie más.


Por mucho que lo intenten imitar en La búsqueda o en La momia, nunca llegarán al nivel de la original en cuanto a muchos factores: la búsqueda de una historia original, la manera de encontrar las pistas y esas persecuciones trepidantes y sobretodo esa alma de Indiana Jones, cuyos gestos y actitudes ante los problemas que se le presentan, no los logra captar ningún otro héroe de aventuras y siempre se le compararan a él.


Puedo decir que he disfrutado realmente como una enana, que aunque se haya incluido alguna cosa con extraterrestres que me ha parecido un poco surrealista, sería la única nota negativa de todo el conjunto y como digo he disfrutado como una enana por varias cosas:


- La primera, en cuanto ha salido esa sombra con el sombrero característico de Indy y la musiquilla de fondo que han logrado que me emocionara y no se me quitara la sonrisa de la cara


- La segunda es que mi mayor miedo era que le infundaran todo el protagonismo a Shia LaBeouf
para pasarle el testigo y para nada ha sido así, ha tenido el protagonismo justo y necesario, y además me ha sorprendido las relaciones que se establecen entre el trío protagonista en las que se ha recuperado esa locura mezclada con ironía, que tanto me atrae de esta saga.


- La tercera, las escenas trepidantes de persecuciones y las de acción, que siguen manteniendo ese estilo spielbergiano antiguo, con mucho juego de cámara y luces y con secuencias muy dinámicas que hacen que el espectador no pueda despegar los ojos de la pantalla.


- La cuarta, esos efectos especiales que conservan ese toque de las pelis anteriores y te dejan con la boca abierta (esas hormigas¡¡¡), aunque eliminaría alguna escenita con los monos mu cantosa.


- La quinta, esa mala tan bien interpretada por Cate Blanchett, que nos sirve para comprobar su versatilidad como actriz y también para pensar que podía haber nacido en Rusia perfectamente o que su maquillador/a es cojonudo.


- Y ya la última, esas escenas emblemáticas que siempre logran sacar la nostalgia de los que somos seguidores y afianzar la nueva generación que se une ahora al látido del señor Jones.


Sigue sorprendiendo, sigue entusiasmando, se nota que han pretendido conservar ese espíritu Jones de las antiguas películas pero que han tenido que adaptar todas las escenas para un Harrison Ford que aunque se conserve bien, lo cierto es que ya no tiene esa energía para coger lianas y saltar por los aires. Pero el resultado es satisfactorio y más que nada, queda patente que el es Indiana Jones, por encima de todo y que se le echaba de menos


Me quedo con dos escenas, la carita de Marion cuando Indy le dice que ninguna mujer ha sido como ella (es que la manera en que se lo ha dicho ohhh) y la escena final. Menos mal que acaba así y el gorro donde tiene que acabar.


No sé si harán más o no, pero lo cierto es que durante dos horitas y media, me han hecho disfrutar de lo lindo y para mí hay un solo Indy, por mucho que intenten encasquetar uno jovencito. Para mi, solo hay uno y si no hay más pelis, pues no las hay y si las hay, esperaré.

2 comentarios:

OjO de buey dijo...

Ya quisiera yo poder compartir ese entusiasmo hacia lo que también esperaba un producto decente. Y lo digo desde mi confesión devota a este personaje.

He colgado en Muchocine y en OjO de buey mi aportación:

http://elhilodepenelope.blogspot.com/2008/05/indiana-jones-y-el-reino-de-la-calavera.html

Saludos y más veces

*aleato* dijo...

Ay k ver, la de veces que nos habrás puesto la película de Indiana, tu amor de toda la vida, k aunque ste con calista da igual, él en realidad siempre te ha querido a ti XD
jejeje
Dentro de 20 años sacará otra, pero pa moverse necesitará varios redbull!
Weno loca un bezo cerezo!