sábado, diciembre 09, 2006

Esa extraña sensación....

Nada más comenzar la película, ya nos sentimos dentro de la estética de Tony Scott, que para mi ya es algo que resaltar por ser un director con personalidad propia, al que ya se le denota una manera de hacer cine, única y propia. Estoy hablando de una iluminación muy oscura, casi ennegreciendo todo lo que vemos, unos planos cerradísimos donde solo podemos observar lo que marca el rostro de los personajes y una aceleración de las secuencias para marcar un ritmo trepidante.

Déjà vu, es una película bien hecha y entretenida para el género en el que está marcada. Con una trama bien escogida, en el que ya desde que te presentan a los productores (en el que se encuentra el gran Bruckheimer), te van enseñando de qué va ir la historia. Juegan con el paso del tiempo, en una línea un poco parecida a Minority Report, aunque se diferencia en que los medios son más precarios y limitados, para poder ver el pasado de una explosión ocurrida en un ferry.

Para mi, tener a Denzel Washington en este tipo de películas es una garantía, aunque sea un papel que ya le hemos visto en anteriores ocasiones, el tío sabe llevar el peso de este tipo de tramas de una manera increible y le acompañan un desmejoradísimo Val Kilmer, al que la hermosura le va dejando al igual que sus últimas interpretaciones y un Jim Caviezel al que prefiero en este tipo de papeles de malo psicológico que en La Pasión de Cristo.

Lo dicho, una peli entretenida con una interesante historia que demuestra que Tony Scott es un genio dirigiendo este tipo de filmes que para una tarde de cine, pues no vienen nada mal.

1 comentario:

MaRiO ArMaRiO dijo...

HoLa!!

Me encanta tu blog! Hija mia eres una makina!! Definitivamente has nacido para la comunicacion!! ... un placer leerte! SaLu2 VaMPiRoS desde nuestra Costa del SoL!!

¡FeLiZ NaViDaD! (RaúL se une a este mensaje)

Besucos!!